TIPOS DE LINFEDEMA

  En este apartado clasificaremos los tipos de Linfedema en función de su origen, su aparición y su gravedad.

 Tipos SEGÚN SU ORIGEN: el Linfedema primario y el linfedema secundario

El linfedema primario

Son aquellos tipos de Linfedema que aparecen por sí solos, sin causa aparente, pueden tener un origen hereditario que afecta al desarrollo normal del sistema linfático. Pueden aparecer tanto en el momento del nacimiento de una persona, como en su desarrollo.

Linfedema secundario

Son aquellos tipos de linfedema que surgen como consecuencia de un daño provocado en el sistema linfático causado por una infección, una intervención quirúrgica, traumatismos o irradiaciones.

 TIPOS DE LINFEDEMA SEGÚN SU APARICIÓN:

tipos de linfedema: precoz, agudo o temporal

Es aquel tipo de linfedema que surge poco tiempo después de una operación.
Es frecuente la aparición de un edema tras una cirugía después de unos días, semanas o meses (hasta un año), suelen ser de carácter moderado y puede desaparecer espontáneamente o gracias a un tratamiento fisioterapéutico.
Si al cabo de 3 meses sin haber recibido tratamiento fisioterapéutico alguno el edema persiste, puede ser el origen de un Linfedema precoz.

tipos de linfedema: tardío o crónico

El Linfedema tardío no se manifiesta inmediatamente tras la intervención sino que aparece con el tiempo. Puede aparecer después de un año, incluso más, desde la finalización del tratamiento oncológico.

Puede presentarse de manera leve o desarrollar un volumen mayor en poco tiempo.

 tipos según su gravedad:

 Grado 0 (Subclínico)

En estos tipos de Linfedema no hay diferencia de volumen, pero sí aparecen síntomas en la zona afectada, como molestias, hormigueos o sensación de pesadez. 

Grado 1 (Edema leve)

 Empieza a apreciarse un aumento de volumen, pero el edema mejora con la elevación del miembro y es de consistencia blanda. Al presionar la piel aparece una pequeña hendidura llamada fóvea

El Linfedema suele afectar a las partes más alejadas del centro del cuerpo como la mano o el antebrazo, o como el pie y la parte inferior de la pierna.

  Todavía no se aprecian cambios en los tejidos.

Grado 2 (Edema moderado)

  En este caso, el Linfedema afecta a una extremidad por completo o a su cuadrante del tronco asociado.

Ya no disminuye con la elevación.

 Los cambios en los tejidos, como el endurecimiento, son más evidentes y difíciles de revertir. 

Grado 3 (Edema severo)

 Las alteraciones cutáneas son significativas y el volumen de la zona afectada es muy grande, llegando incluso a deformar la extremidad. 

El Linfedema puede representar un problema a largo plazo y repercutir en el día a día del paciente. Es importante que  esté informado sobre los tratamientos que debe seguir, así como de los cuidados que deben implementarse sobre la piel de la extremidad afectada.

El diagnóstico precoz y la iniciación de un tratamiento de inmediato aumentan sus posibilidades de éxito para controlar el Linfedema.

La mejor solución para tratar y controlar el Linfedema es el tratamiento mediante terapias combinadas como las que ofrecemos en Mimar Fisioterapia Valencia.

error: El contenido de esta página se encuentra protegido!!
Ir arriba