5/5 - (4 votos)

FISIOTERAPIA EN EL EMBARAZO

¿Estás embarazada? ¡ENHORABUENA! La fisioterapia en el embarazo puede ayudarte.

 El embarazo es un momento muy importante en la vida de una mujer. A lo largo de, aproximadamente, 40 semanas su cuerpo se irá preparando para el crecimiento del bebé en su interior y para el momento del parto.

 Pero además de la felicidad que esto supone, estos cambios provocan, muchas veces, alteraciones y molestias que afectan mucho al día a día de la embarazada. Incluso pueden permanecer después de haber dado a luz.

Por eso es importante cuidarse para prevenir esos problemas en la medida de lo posible y tratarlos una vez aparecen.

Además, ¿no es mucho mejor hacer lo posible por encontrarte bien, evitar posibles molestias y tratar cuanto antes las que aparezcan para disfrutar al máximo de tu embarazo y de tu bebé? ¡Claro que si! Y aquí entra en juego la figura del fisioterapeuta.

PRECIO Tratamiento FISIOTERAPIA EN EL EMBARAZO

desde 40€

Sesión de 50 minutos

También disponemos de bonos más económicos

¿QUÉ CAMBIOS SE PRODUCEN EN NUESTRO CUERPO DURANTE EL EMBARAZO?

Durante estos 9 meses de embarazo experimentarás muchos cambios hormonales, como la liberación de progesterona o el aumento de la relaxina.

 Esto, sumado a la adaptación que se irá produciendo por el crecimiento del feto en el útero, afectará a distintas estructuras de tu cuerpo, cambiando la biomecánica, tu postura o tus funciones viscerales:

Aumento de tamaño y sensibilidad del pecho

 Es de los primeros cambios que observarás. A partir del cuarto mes podría aumentar incluso dos tallas.

Náuseas y vómitos

 Sobre todo en el primer trimestre es muy habitual sentir las llamadas náuseas y vómitos matutinos, provocados por la hormona gonadotropina coriónica humana.

La fatiga del embarazo

 También suele darse, principalmente, al principio y en la última etapa del embarazo, que la embarazada se sienta más cansada de lo habitual.

El aumento de peso en las embarazadas

 Esto variará también de una mujer a otra, y siempre bajo la supervisión y recomendaciones de tu ginecólogo. Pero suele rondar entre 8 y 12 Kg.

Cambios en el metabolismo durante el embarazo

 Los cambios hormonales alteran también el modo en el que el cuerpo procesa el azúcar. En el primer trimestre es fácil que la concentración de azúcar en sangre descienda ligeramente.

La Incontinencia urinaria de las embarazadas

 Ya desde el comienzo del embarazo, las hormonas contribuyen a un aumento de actividad de la musculatura lisa de la vejiga, y a una distensión de los músculos del periné, lo que provoca que sienta ganas de orinar más a menudo.

 Además, conforme el útero aumenta de tamaño, va presionando la vejiga y el suelo pélvico, lo que también aumenta la frecuencia de micción y su urgencia. Esto causa, muchas veces, escapes de orina en el embarazo. Además, el parto vaginal puede dañar aún más las estructuras del suelo pélvico, aumentando la posibilidad de que aparezca la incontinencia.

 Por eso es importante tomar consciencia del suelo pélvico y trabajarlo durante el embarazo, para prevenirlo durante el embarazo y llegar al parto en las mejores condiciones posibles.

Cambios en la respiración durante el embarazo

 El consumo de oxígeno en el embarazo aumenta para poder abastecer las necesidades de la embarazada y del feto. Por eso, al realizar cualquier actividad física es probable que la embarazada se fatigue con más facilidad.

 También se ve afectada por el aumento de tamaño del útero, que presiona el diafragma y obliga a cambiar a una respiración torácica, aumentando también la frecuencia respiratoria.

El corazón

 Durante el embarazo, el aporte sanguíneo aumenta hasta en un 50% para transportar más oxígeno y nutrientes al organismo. Como el corazón tiene que bombear más sangre, la frecuencia cardíaca aumenta, la circulación se ralentiza, sobre todo en las piernas, y el peso del útero dificulta el retorno venoso.

 Todo eso favorece la aparición de varices en las piernas y edemas en los pies cuando la embarazada pasa mucho rato de pie.

Retención de líquidos en el embarazo

 El aumento de sangre producida, los cambios hormonales o esa dificultad para el retorno venoso son causas de la retención de líquidos en el embarazo. Esto provoca la aparición de edemas en los pies, pero también en otras zonas como la cara o las manos. Especialmente hacia final del embarazo y, a veces, empeora tras el parto.

Las articulaciones de las embarazadas

  Los cambios hormonales aumentan la elasticidad de los ligamentos que rodean las articulaciones. De esta manera favorecen la adaptación del cuerpo al crecimiento progresivo del útero y al parto.

 Pero este aumento de laxitud, también llamado hiperlaxitud articular en el embarazo, genera una cierta inestabilidad en las articulaciones, por lo que es importante tener cuidado y no forzarlas en nuestros ejercicios y estiramientos.

Biomecánica

 El aumento de peso del feto hace que el centro de gravedad se traslade hacia delante, aumentando la lordosis o curvatura lumbar.

 Sumado a esto, el peso del útero sobre el suelo pélvico y la anteversión de la pelvis también invita a caminar con las piernas más separadas, para aumentar la base de apoyo y mantener mejor el equilibrio.

 Esto altera más el patrón de la marcha de la mujer, lo que provoca tensiones en la musculatura de la espalda, la pelvis y las piernas.

¿CÓMO PUEDE AYUDARME LA FISIOTERAPIA EN EL EMBARAZO?

Como acabamos de ver, el cuerpo sufre multitud de cambios durante el embarazo.

 Estos procesos interfieren, muchas veces, en el buen funcionamiento de algunas estructuras, provocando trastornos y dolores que pueden prevenirse o aliviarse con la ayuda de un fisioterapeuta experto en fisioterapia del embarazo.

Los problemas más comunes que la fisioterapia del embarazo trata son:

Dolor de espalda

 En el embarazo se producen  cambios posturales debidos al aumento de peso de la zona anterior del cuerpo. Esto aumenta la curvatura lumbar y, junto a la hiperlaxitud ligamentosa y la disminución del tono muscular, produce lumbalgia.

 La realización de ejercicio suave y supervisado, así como la intervención del fisioterapeuta con técnicas no invasivas pueden ayudarte a prevenirlo y mejorarlo.

 Una muy buena manera para controlar los cambios posturales y evitar futuras molestias es realizando ejercicios de pilates para embarazadas.

Ciática en el embarazo

  Otra de las consultas más frecuentes.

 El nervio ciático nace de la parte baja de la espalda y baja por detrás de cada pierna hasta la planta del pie. Cuando se presiona por cualquier motivo provoca dolores y hormigueos a lo largo del recorrido del nervio que pueden llegar a ser bastante intensos.

 La ciática normalmente se produce por una hernia discal que presiona las raíces nerviosas. Pero hay otros motivos por los que se desencadena una ciatalgia, que es un dolor con características y recorrido similares a la ciática.

 En el embarazo suele darse más asiduamente a partir del segundo trimestre debido a todos esos cambios posturales (como la basculación de la pelvis hacia delante que provoca la hiperlordosis mencionada anteriormente). El aumento de tensión del músculo piramidal y  el aumento de tamaño del útero pueden acabar presionando el nervio y produciendo las molestias.

 Si ya has tenido lumbalgias o ciáticas en el pasado o en un embarazo anterior tienes más probabilidades de que te ocurra estando embarazada.

 De nuevo la corrección postural, el ejercicio y la intervención de un fisioterapeuta son claves para prevenirlo y tratarlo.

Pubalgia

 Otra consecuencia de la transformación biomecánica, el aumento de peso en la pelvis y el aumento de la relaxina que elastifica los ligamentos y favorece, en este caso, la distensión y movilidad de la sínfisis del pubis.

 La intensidad de dolor es variable, pero puede llegar a ser muy doloroso e incapacitante.

 El dolor suele aparecer en la zona superior del pubis e irradiarse hacia el abdomen, ingles, cadera o zona lumbar. A menudo aumenta con el movimiento, al cargar peso o a la palpación. Es frecuente que aumente por la noche y suele iniciarse hacia el final del embarazo, pudiendo persistir incluso varias semanas después del parto.

Pies hinchados en el embarazo

 Como ya hemos comentado, en el embarazo aumenta la producción de líquido y se ralentiza el retorno venoso, lo que suele desembocar en edemas en los tobillos y en los pies de la mujer embarazada, sobre todo si pasa mucho tiempo de pie o sentada en la misma posición.

 Esta retención de líquidos también puede manifestarse en la cara o en las extremidades superiores, provocando muchas veces hormigueos y molestias en los brazos y manos por compresión del nervio mediano.

 Es importante que la embarazada no permanezca mucho rato en la misma posición y haga ejercicios circulatorios en declive que favorezcan el retorno sanguíneo. Así mismo, puede tratar esa retención y edemas con tratamiento fisioterapéutico adaptado a su condición, como el drenaje linfático manual o la presoterapia a baja presión.

 Epi-no

 Es un dispositivo que nos ayuda a flexibilizar la entrada vaginal para reducir el riesgo de desgarros en el parto y de que nos tengan que practicar una episiotomía. De ahí su nombre: epi – no.

 A partir de la semana 34 aproximadamente, y siempre que el ginecólogo no lo contraindique, podemos empezar con el tratamiento.

 El epino consiste en una “perilla” de silicona conectada por un tubo flexible a un nanómetro con un pulsador para hinchar la perilla. Siempre sin forzar las estructuras, siguiendo el ritmo de cada paciente, poco a poco para elastificar sin dañar.

 Progresivamente la embarazada conseguirá expulsar un globo de mayor tamaño.

Es importante recalcar que el uso del Epino no asegura que vayamos a tener un parto vaginal, ya que esto depende, no solo de la elasticidad de nuestro suelo pélvico, sino de muchos otros factores. Pero ayuda a que, si tenemos un parto vaginal, la salida de la vagina sea más flexible y esté en mejores condiciones.

 Es un tratamiento totalmente compatible con el masaje perineal y, de hecho, lo idóneo es compaginarlos.

BENEFICIOS DE LA FISIOTERAPIA EN EL EMBARAZO

En resumen, los principales beneficios de la fisioterapia durante el embarazo son:

  • Fortalecer y preparar el suelo pélvico para prevenir incontinencia y otras disfunciones.
  • Prevenir y tratar dolores musculares.
  • Mejora el control postural.
  • Mejora la circulación.
  • Reduce el estrés.
  • Mejora tu descanso.

Aún así, es importante que consultes siempre antes con tu ginecólogo para corroborar que no exista ninguna contraindicación para los posibles tratamientos.

 El fisioterapeuta te colocará  de lado o sentada para realizar el tratamiento sin comprometer el abdomen.

Consejos para embarazadas

  • Realizar algo de actividad física moderada te ayudará a prevenir molestias musculares, mejorar tu circulación, oxigenación y tu postura. Siempre y cuando esté todo bien, no sea una embarazada de riesgo y/o el ginecólogo no te haya recomendado reposo.
  • Adapta la actividad física a tu estado y trimestre en el que te encuentras.
  • Ten también en cuenta si antes de estar embarazada hacías ejercicio o no. El objetivo en estos meses es encontrarte bien y saludable, no ponerte «fit».
  • El ejercicio no debe aumentar tu frecuencia cardíaca. Debe ser una intensidad en la que puedas hablar con normalidad.
  • Evita hacer ejercicios en ayunas, pero tampoco recién comida. Mejor toma algo suave un ratito antes de empezar.
  • Sobre todo a partir del segundo trimestre, cuando el abdomen ya empieza a coger más tamaño, es posible que no puedas estar mucho rato tumbada boca arriba, ya que te provocará mareos o malestar. Esto sucede por la compresión de la vena cava superior.
  • Siempre incorpórate poniéndote de lado primero.
  • Evita coger mucho peso.
  • Cuida tu alimentación.
  • Hidrátate bien. Beber suficiente agua te ayudará, además, a prevenir el estreñimiento.
  • Cuida tu descanso y tu nivel de estrés.

Y, sobre todo, ¡disfrútalo! Estás formando parte de un pequeño gran milagro.

MIMAR FISIOTERAPIA VALENCIA CERCA DE TI
DIRECCIÓN, METRO, BUS Y PARKING CERCANOS

MIMAR CLÍNICA DE FISIOTERAPIA Y CENTRO DE PILATES EN VALENCIA

DIRECCIÓN

Plaza de España, nº 1 puerta 1, 46007, Valencia

METRO VALENCIA

Líneas 0, 1 y 2

BUS EMT DE VALENCIA

Ramón i Cajal (IMPAR) [705] 64 92 N3

Ramón i Cajal (PAR) [692] 67 80 92 N3

Espanya Julio Antonio [815] 9 10 27 N6

Espanya – Sant Vicent Màrtir [706] 92 93

PARKING

Parking ASA Plaza de España Valencia PARKIA

error: El contenido de esta página se encuentra protegido!!
Ir arriba