EL MÉTODO PILATES

 El Método Pilates es una disciplina creada por Joseph Pilates a principios del siglo XX.

 De niño padeció distintas enfermedades que le mantenían muy debilitado, lo cual le impulsó a estudiar e investigar acerca del cuerpo, su anatomía, funcionamiento y rendimiento. 

​ Su propio desarrollo corporal, y su trabajo con los enfermos de un campo de trabajo inglés durante la I Guerra Mundial, consiguiendo notables mejorías entre ellos, le llevaron a desarrollar su método y a trabajar, incluso, con atletas y bailarines profesionales. 

​ Este método se basa en varios principios fundamentales: 

 CONCENTRACIÓN:

El Pilates requiere una concentración intensa. La técnica y correcto desarrollo de los ejercicios es más importante que la intensidad o número de repeticiones. 

​ El objetivo es aumentar la conexión entre el cuerpo y la mente, ser conscientes de su capacidad y actuación, resultando en un cuerpo armonioso, coordinado, musculado y flexible.

 CONTROL:

En Pilates nada es por azar. Cada movimiento debe ser consciente y controlado para alcanzar el máximo potencial.

De hecho, J. Pilates llamaba a su método “Contrology“. 

 POWER HOUSE:

También llamado centro de control.

Se sitúa en la franja central del cuerpo, la faja abdominal.

Centra, sobre todo, su atención en la contracción del músculo transverso abdominal.

 Su fortalecimiento ayuda al cuerpo a moverse equilibradamente, evitando lesiones y controlando su correcto funcionamiento. 

 RESPIRACIÓN:

Es otro elemento fundamental.

La respiración, realizada de manera intercostal y en coordinación con nuestros movimientos, nos ayuda a oxigenar nuestro cuerpo y nuestra mente durante el ejercicio, y a aumentar progresivamente nuestra capacidad respiratoria.  

error: El contenido de esta página se encuentra protegido!!
Ir arriba