EL LINFEDEMA

 En Mimar Fisioterapia somos muy conscientes de las necesidades que atraviesan los pacientes de Linfedema y de las dudas que les genera esa situación.

Por ello, hemos decidido publicar toda la información necesaria acerca del Linfedema, los tratamientos que hay, cuáles son las causas o qué ejercicios puedes realizar para atenuarlo.

¡Esperamos que te sirva de ayuda!

En Mimar, somos tu clínica especializada en tratamiento de Linfedema en Valencia.

Te ayudaremos a lo largo del proceso que sea necesario para mejorar tu calidad de vida.

¡Empecemos!

¿QUÉ ES EL LINFEDEMA?

 El Linfedema es un tipo de edema (inflamación o hinchazón) crónico que se crea debido a una acumulación anormal de líquido en los tejidos blandos del cuerpo, producida como consecuencia de un mal funcionamiento del sistema linfático.

 También se le conoce como “linfoedema” o “edema linfático”.

 En la mayoría de los casos, el Linfedema suele aparecer en los brazos o en las piernas (en un lado o en ambos). También puede afectar a otras partes del cuerpo como el cuello, debajo del mentón, la cara, dentro de la boca o el escroto.

 Esta afección se origina cuando el sistema linfático se ve incapaz de drenar la linfa, provocando la hinchazón.

 El sistema linfático forma parte del sistema inmunitario dado que ayuda a combatir infecciones y enfermedades transportando la linfa a través del cuerpo.  

 La linfa es un líquido incoloro que contiene glóbulos blancos que nos defienden frente a los  agentes patógenos. Se mueve por una red de vasos linfáticos donde unas glándulas (ganglios linfáticos) se ocupan de filtrar bacterias, toxinas y otras sustancias perjudiciales para nuestro cuerpo.

 Es muy frecuente la aparición de Linfedema como consecuencia de la extirpación o daño de los ganglios linfáticos durante tratamientos oncológicos. Esta enfermedad puede desarrollarse de inmediato o tardar un tiempo en aparecer tras este tipo de procesos. También existen otras causas que veremos en otro apartado con mayor detenimiento.

Si quieres saber más acerca del sistema linfático pulsa aquí.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL LINFEDEMA? CÓMO DETECTAR SI LO TENEMOS Y CUÁNDO DEBEMOS CONSULTAR AL MÉDICO

 El Linfedema puede  producir diferente sintomatología, pero la más característica es la aparición de hinchazón.

 Dicha hinchazón se debe a una obstrucción del sistema linfático, que, al verse incapaz de drenar la linfa correctamente, provoca una acumulación de líquido conocida como Linfedema.

 A medida que avanza, el volumen de la hinchazón tiende a crecer y se empiezan a observar cambios en la piel. Además, la acumulación de la linfa interfiere con la cicatrización de heridas y favorece el cultivo bacteriano, lo que puede provocar infecciones.

  •  Por este motivo, es fundamental que los pacientes de Linfedema conozcan los síntomas y empiecen a recibir un tratamiento de inmediato, empezando por aplicar cuidados minuciosos en la piel.

LOS SÍNTOMAS MÁS HABITUALES DEL LINFEDEMA

  • Hinchazón, casi siempre  de un brazo o una pierna (edema blando) que, con el tiempo, aumenta de volumen y puede llegar  hasta los dedos.
  • Piel tensa, sensación de que la ropa, pulseras, relojes, anillos y zapatos están más ajustados de la cuenta.
  • Sensación de pesadez o rigidez.
  • Alteración de la movilidad del brazo o pierna afectada. Su flexibilidad y la sensación de debilitamiento.
  • Alteración de la piel como:
  •   La decoloración.
  •   Fibrosis (endurecimiento y engrosamiento de la piel)
  •   Úlceras.
  •   Papilomatosis (crecimiento excesivo de las papilas de la piel o de la membrana mucosa)
  •   Engrosamiento dérmico de la piel. 
  •   Hiperqueratosis (engrosamiento de la capa externa de la piel)
  •   Hiperplasia (verruga)
  •   Brillo o enrojecimiento de la piel.
  •   Apariencia de piel de naranja (piel con pequeños hoyuelos).
  •   Pequeñas ampollas que supuran un líquido transparente.
  • Infecciones frecuentes. (celulitis, lingangiasis…)
  • Alteraciones de la circulación.
  • Asimetrías.
  • Picores en las partes afectadas.
  • Sensación de quemazón.
  • Dolores y otras molestias.

 * Estos síntomas pueden  suponer desde cambios leves y poco notorios hasta cambios más graves y extremos.

 Los síntomas específicos del Linfedema de cuello o de cara pueden ser:

  • Hinchazón de los ojos, los labios, el cuello, la cara o debajo del mentón.
  • Tensión y molestias en las áreas afectadas.
  • Dificultad de movimiento en la mandíbula, el cuello e incluso los hombros.
  • Aparición de fibrosis en la piel.
  • Disminución de la visión en el caso de afectación de los párpados.
  • Entorpecimiento al respirar, tragar o hablar.
  • Falta de control sobre los alimentos y líquidos consumidos en la boca, provocando babeos o que se salga la comida.
  • Congestión nasal o dolores en los oídos.

EL SIGNO DE STEMMER PARA DETECTAR EL LINFEDEMA

 El signo de Stemmer es una manera fiable para detectar el Linfedema. Consiste en pellizcarse la piel, si resulta dificultoso el signo de Stemmer será positivo.

 Otros posibles signos son los pliegues en la piel más acentuados de lo normal en las articulaciones o la piel tensa.

 Los signos son las señales que pueden ser percibidas por otra persona, mientras que los síntomas son señales subjetivas que el paciente experimenta.

 EVOLUCIÓN DE LOS SÍNTOMAS DEL LINFEDEMA

 Por lo general, el Linfedema no se desarrolla súbitamente sino que los síntomas van apareciendo paulatinamente.

 Los primeros síntomas del Linfedema suelen ser la sensación de pesadez y el endurecimiento del brazo o de la pierna, o de algunas partes de éstos. Detectarlos precozmente y comenzar de inmediato un tratamiento fisioterapéutico evitará que se agrave.

 Los siguientes síntomas en aparecer suelen ser el aumento del volumen del brazo o de la pierna, e incluso, el dolor o la dificultad de movimiento. Dicho aumento puede afectar negativamente al estado de ánimo del paciente o a su sociabilidad, por lo que su calidad de vida puede verse mermada.

  •  Es, por tanto, importante ponerse en manos de los médicos y comenzar cuanto antes el tratamiento fisioterapéutico del Linfedema, y así controlar y reducir la hinchazón.

CUÁNDO ACUDIR AL MÉDICO

¿Tienes alguno de estos síntomas?

En Mimar Fisioterapia te recomendamos encarecidamente que acudas a un médico tan pronto como detectes alguno de estos síntomas.

Pide cita con tu médico si detectas alguna hinchazón persistente en las piernas o en los brazos, si notas que el miembro afectado se ve enrojecido, lo notas caliente o si sientes un dolor desconocido

Si ya tienes un Linfedema diagnosticado y notas que aparecen nuevos síntomas, acude a tu médico para que pueda controlar su evolución. 

En Mimar Clínica de Fisioterapia estamos especializados en el tratamiento de Linfedema en Valencia. El 95% de nuestros pacientes presentan una notable mejoría.

¡Contáctanos sin ningún compromiso para más información!

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL LINFEDEMA?

 El Linfedema aparece cuando el sistema linfático no puede realizar correctamente su función principal: drenar la linfa.

 El sistema linfático realiza una función imprescindible para mantenernos sanos. Hace circular la linfa por todo el cuerpo recogiendo y filtrando las sustancias indeseadas.

Si quieres saber más acerca del sistema linfático pulsa aquí.

 Las causas por las que aparece varían en función del tipo de Linfedema según su origen, es decir, si es primario o secundario.

 El Linfedema primario es aquél que aparece por sí solo, mientras que el secundario se manifiesta como consecuencia de una intervención, una infección o enfermedad.

 El Linfedema secundario se presenta con más frecuencia que el Linfedema primario.

 Causas del Linfedema primario

 El Linfedema primario es una afección hereditaria poco frecuente que se da cuando el sistema linfático presenta anomalías desde el nacimiento.

 Las principales causas del Linfedema primario pueden ser:

La Enfermedad de Meige

(Linfedema precoz)

Este trastorno generalmente aparece en la pubertad, aunque también puede aparecer hasta los 35 años de edad o desarrollarse durante el embarazo.

La Enfermedad de Milroy

(Linfedema congénito)

Este trastorno comienza durante la infancia y provoca que los ganglios linfáticos se formen de manera anormal.

El Linfedema
tardío

(Tardío)

Es poco frecuente. Se trata de un Linfedema que aparece después de los 35 años de edad.

 Causas del Linfedema secundario

  El linfedema secundario suele aparecer a raíz de una intervención médica o afección que dañe los ganglios o los vasos linfáticos.

 Entre las posibles causas del secundario podemos encontrar las siguientes:

Aparición de Linfedema como consecuencia de una infección

 Una infección en los ganglios linfáticos o la presencia de parásitos puede limitar el flujo de líquido linfático.

 El Linfedema provocado por infección se manifiesta con mayor probabilidad en los países en desarrollo y se da con mayor frecuencia en las regiones tropical y subtropical (Filariasis, infección parasitaria)

 Entre las posibles infecciones bacterianas o micóticas podemos encontrar la celulitis.

Afloramiento del Linfedema tras una intervención quirúrgica como tratamiento oncológico o manifestación provocada por el cáncer.

 La extirpación o el daño en los ganglios linfáticos o en los vasos linfáticos pueden causar un linfedema, y es una de las causas más frecuentes dentro de los tratamientos oncológicos.

 En ocasiones no aparece inmediatamente tras la operación, sino que puede tardar unos meses en desarrollarse.

 Las células cancerosas también pueden obstruir los vasos linfáticos, provocando un linfedema. Si un tumor crece cerca de un ganglio o de un vaso linfático puede llegar a entorpecer el flujo de la linfa.

  Radioterapia: La radiación que reciben los pacientes de cáncer puede provocar la cicatrización e inflamación tanto de los ganglios como de los vasos linfáticos.

  • Es muy común la aparición del Linfedema de brazo tras una extracción de ganglios linfáticos axilares en el tratamiento del cáncer de mama (Linfadenectomía).

Se estima que, en global, alrededor de un 32% de los pacientes con cáncer de mama desarrollan Linfedema. De ellos, los pacientes tratados con mastectomía radical tienen más probabilidades de desarrollarlo que aquellos tratados con una cirugía más conservadora.

Las posibilidades aumentan aún más si además de la cirugía reciben radioterapia.

 La gran mayoría de edemas aparecen dentro de los tres años posteriores al tratamiento oncológico, y entre ellos, el 75% lo hace durante el primer año tras la Linfadenectomía.

 Los linfedemas de cuello o cabeza pueden ser causados por la cirugía o la radioterapia recibidos para el tratamiento de cáncer de garganta o lengua.

 Las intervenciones de cáncer de ovario, colon o útero que requieran de una extirpación de ganglios o radioterapia pueden provocar la aparición de linfedema en las piernas o en la ingle.

 También puede ser causado por las cirugías oncológicas sobre la próstata o los testículos.

La mejor solución para tratar y controlar el Linfedema es el tratamiento mediante terapias combinadas como las que ofrecemos en Mimar Fisioterapia Valencia.

Visita nuestra página sobre el tratamiento de Linfedema

  Si quieres más información

Pulse aquí

Tipos de Linfedema

Hay dos tipos de Linfedema: El primario y el secundario

El Linfedema Primario se produce por un daño congénito en el sistema linfático. En este caso, puede desarrollarse en la niñez o en la edad adulta.

El linfedema Secundario aparece como consecuencia de la lesión de vasos o ganglios linfáticos por distintos motivos, como una infección, recibir radioterapia o por una cirugía, muy frecuentemente relacionada con un tratamiento oncológico.

Conclusión

 El Linfedema es un trastorno crónico, incurable y progresivo; por ello, resulta vital su detección temprana y recibir un tratamiento metódico para lograr mantenerlo controlado.

 Las zonas afectadas con linfedema exigen unos cuidados minuciosos ya que, al tener el sistema linfático comprometido, tienen un mayor riesgo de infección.

 No obstante, recibiendo el tratamiento adecuado y siguiendo todas las recomendaciones médicas se puede llevar una vida tan normal como sea posible.

 Se calcula que el Linfedema afecta aproximadamente a unos 200 millones de personas en todo el mundo.

En Mimar Clínica de Fisioterapia estamos especializados en el tratamiento de Linfedema en Valencia. El 95% de nuestros pacientes presentan una notable mejoría.

¡Contáctanos sin ningún compromiso para más información!

EL TRATAMIENTO DE LINFEDEMA

El tratamiento de linfedema comprende una serie de terapias que, aplicadas de manera combinada, consiguen ofrecer los mejores resultados.

Dichas terapias son:

Las dos principales maneras de abordar el tratamiento combinado son la Terapia Descongestiva Completa (TDC) y el Método Godoy. Ambos abordajes constan de dos fases, en las que aplican las diferentes terapias con mayor o menor intensidad.

Fase intensiva:

El objetivo es reducir el mayor volumen posible.

Fase de mantenimiento:

El objetivo es mantener los resultados obtenidos en la primera fase.

Para mayor información sobre todos los posibles tratamientos que existen, consulte nuestra página de “tratamiento de linfedema“, donde desarrollaremos con mayor profundidad la información que necesita.

En la Clínica Mimar Fisioterapia somos especialistas en el tratamiento de linfedema.

Si tienes alguna duda, no dudes en contactarnos y te las resolveremos lo antes posible.

error: El contenido de esta página se encuentra protegido!!
Ir arriba